Ajuntament de Vilardecanes

Patrimonio

CASTILLO

 

Las noticias o datos que disponemos de las ruinas de lo que pudo ser un “Castillo” de época árabe, son prácticamente inexistentes,  ya que no se ha realizado ningún estudio sobre el tema.

Sobre el monte “Machorral”, existen ruinas de lo que pudo ser un Castillo de época árabe. Sus cimientos de 5 o 6 metros de diámetro aprox. y de forma circular hacen pensar de la existencia de una construcción que bien pudiera ser un antiguo “Castillo” posiblemente de época árabe o bien una “Torre” de comunicación, ya que desde su situación se pueden observar lugares como Culla, Vilar de Canes, La Torre D’En Besora, San Joan Nepomuceno (Serratella), El  Castellar, etc... No obstante, a fecha de hoy no  tenemos datos para confirmar si dicha construcción se trata de un  Castillo o Torre, ni en que fecha pudiera datarse.

 

PIEDRA EN SECO

Una pieza importante en el patrimonio artístico de esta población, es la construcción de “piedra en seco”. Patrimonio existente y distribuido prácticamente por todo el término municipal de esta población.

La “piedra en seco” es la técnica de construcción tradicional que utiliza únicamente piedras si ningún tipo de mortero, cemento o adhesivo para su fijación, aunque a veces se utilizan pequeñas piedras para nivelar  las piedras grandes las cuales se sostienen por su propio peso.

La  piedra, producto o material abundante en estas tierras, se utiliza  para;  salvar desniveles, construcción de cercados, delimitación de terrenos, delimitación de caminos, señalamiento de limites, construcción de casetas destinadas a refugios de personas animales o herramientas, etc.

 

a) Para organizar campos o bancales. Los campos o bancales de este término municipal en una gran parte están situados en desnivel o pendiente, por lo que se utiliza la misma piedra existente y sobrante  en el bancal, para salvar el desnivel o la pendientes existente mediante la construcción de paredes de piedra en seco. Logrando dos objetivos, que sean tierras cultivables libres de piedras y que sean horizontales, para un mejor cultivo y  desarrollo de la producción.

En este término municipal los bancales o campos son  de  poca extensión y por tanto de pocos beneficios unitarios,  por lo que  para una mejor supervivencia antaño se compaginaba la agricultura con la ganadería, (Rebaños de  cabras o ovejas)  las cuales en épocas determinadas se dejaban encerradas en cercados construidos de piedra seco para que su propietario pudiera seguir realizando otros trabajos que no podían ser aplazados,  como pudiera  ser la cosecha de cualquier producto existente.  

Las piedras que al arar o labrar van apareciendo en el campo son dejadas en los límites de la propiedad haciendo  de medianeras. Cuando estos límites son caminos públicos o privados lo que se pretendía aparte de la delimitación de estos bancales o campos es que otros ganados no invadieran los campos cultivados. Alguno de los caminos  más importantes de este término municipal se han empadrado con el fin de conseguir los siguientes objetivos, salvar desniveles y aumentar  el camino para paso de animales cargados y empedrar zonas de difícil acceso y  paso.

Para la construcción de edificios, destinados a refugios de personas animales o herramientas.

La agricultura y ganadería principales sectores importantes en la economía de  las gentes de este término municipal, la construcción de casetas realizadas en su mayoría por pastores los cuales pasaban la mayor parte del día  en el monte, bancal, o campo,  servían para su resguarde de las condiciones meteorologías adversas. También existen grandes casetas de piedra en seco construidas   agricultores  con el fin de evitar  el recorrido de grandes distancias diarias de animales y personas para el cultivo de tierra lejanas.

 

 

NORIAS

Noria es un término  que significa pozo perforado a cielo abierto para extraer agua del subsuelo   mediante rueda hidráulica.

La noria consiste en una rueda (antiguamente de madera) de hierro, situada en la parte superior del pozo y en  medio de la boca de este de forma vertical y que por medio de un eje horizontal situado en la parte superior de la rueda y  tirado por tracción animal  gira, haciendo girar a su vez una especie de dos cadenas o similares con eslabones alargados paralelas y atadas entre si horizontalmente que llegan hasta el fondo del pozo perforado.    

En dicha especie de cadenas o similares con eslabones alargados y atados entre si  horizontalmente  se sitúan los cangilones, llamados también arcaduces o arcabuces. Son los encargados de recoger el agua,  son unos recipientes con una capacidad entre dos o tres litros, antiguamente de barro y que posteriormente serian sustituidas por hierro, estaban provistos de un pequeño agujero en su fondo para la escapada de aire y facilitar su llenado y su giro.

Con el girar de la noria se introducían en el  agua (Hasta el fondo del pozo)  facilitando dicho agujero el llenado del  arcabuz, y provocando al mismo tiempo  una pequeña perdida de agua cuando ascendía que era recuperada por el arcabuz siguiente, quien a su vez también perdía pequeña cantidad de agua con lo que se llenaba con el que le seguía. No obstante el agua nunca se perdía o llenaba el arcabuz siguiente o caía directamente en el pozo de la noria.

Una vez giraba la noria y llenados los arcabuces iban vertiendo el agua que transportaban al girar en la rueda situado en la parte superior del pozo por gravedad,  en una canal  distribuyéndose el agua ya para su riego.

 

MOLINO DE ACEITE

En el año 1997 este Ayuntamiento adquiría por donación y disolución  de la Cooperativa Agrícola San  Lorenzo de Vilar de Canes un edificio destinado al molino de aceite con una prensa hidráulica marca Baro, cuatro columnas de un metro cincuenta y cinco centímetros, motor eléctrico marca Siemens de cinco y medio H.P., reblón de piedra y demás enseres, situado en C/ Sagristia, diez.

Este Ayuntamiento consciente de la importancia del  patrimonio existente en la localidad decidió preservar dicho patrimonio con  la restauración de la totalidad del edificio, restaurándose en una primera fase el tejado y el primer piso.

Se ha restaurando el edificio en su totalidad destinandose la planta baja al molino de aceite teniendo especial interés en realizar una restauración acorde con el destino del edificio y salvaguardando en su totalidad los enseres y maquinaria existentes.

La maquinaria existente data la mas moderna de la década de los años 60 aprox. y  su fuerza motriz es la electricidad. Asi mismo existe maquinaria como es el caso del reblon (Que aunque funcione con electricidad)  tiene la estructura de antaño para que funcione con tracción animal, como  inicialmente funcionaba.

En el primer piso de este dificio, con acceso a minusvalidos, se vienen desarrollando diversas y variadas exposiciones.

 

NUESTRO TEMPLO

El templo actual de Vilar de Canes se edificó sobre una antigua capilla o templo preexistente. Planificó y dirigió las obras el Arquitecto D. Andrés Moreno Millan realizándose estas entre 1781 y 1786, siguiendo el modelo del templo de la localidad de Portell (Castellón).

En el año 1781; EL Alcalde y Concejales adjudicarian a D. Francisco Monfort, maestro de obras y vecino de Benassal, la obra del nuevo templo por 884 libras valencianas, cantidad que fue abonada ante el Vicario-Presbitero de la Iglesia de Vilar de Canes Ms Josef Sanjuán Vic, según los planos y capítulos firmados ante el notario residente en Benassal D. Casimiro Miralles.

Los últimos asiento registrados por el escribano D. Vicente Moles, se encuentran en el mes de Junio de 1786, podemos pues dar por concluidas las obras en esta fecha.

El feligrés o el simple visitante encontrará un templo de planta rectangular con dos salas, también rectangulares, en la cabecera que en la actualidad ofrecen las funciones de sacristía y almacén respectivamente. Se trata por tanto de un planta cuya disposición es su cruz latina.

Las tres naves se apoyan en grandes pilastras con capitel compuesto diseñando secciones cruciformes en los frentes y cimacios, por encima del arquitrabe, donde reposa la cornisa. De cabecera plana representa en el crucero  de cúpula “bufada”. El cubrimiento de la nave central es en bóveda arco de canon con lucernarios y  los laterales sonde bóveda de arista. Carece de cualquier decoración aplicada.

Originalmente se supone que la dedicación del culto seria a la Purificación de Maria.

El pavimento seria de barro cocido rojizo y elaborado manualmente. Los altares eran de piedra y sus adornos en madera tallada, tal como aun se aprecia en el altar dedicado a San Antonio Abad, con el interior pintado en blanco y adornos interiores de la bóvedas en celeste. Tan solo dos pilares de los actuales  son originarios.

El campanario fue construido con masonería de piedra y mortero, con alerones y tejado en pendiente y con tejas árabes de color blanco y azul. Actualmente tiene dos campanas, la menor con un diámetro de 0,50 m. y 72 kg de peso, la mayor con 0,75 m de diámetro y un peso de 244 kg de peso.

Exteriormente encontramos una única fachada cuya cima es reflejo del tejado a dos aguas que protege el recinto, con forma piramidal truncada en el centro acabando horizontalmente en los laterales y una curiosa decoración de doble arquería baja el corto alero hecho con tejas árabes.

La portada, de cuerpo único e inspiración clásica, directamente influenciada en Serlio, presenta un friso con  metopas y frontón triangular apoyados sobre dos pilastras áticas adosadas.

En la cima se abre un nicho con concha circundado por una  decoración con fuerte huella barroca. En el  lateral, formando parte de la propia frontera, se eleva el campanario, cuadrangular con cornisa separando el cuerpo de las campanas, simple, con cuatro aberturas coronadas mediante arco de medio punto, y rematando por una cornisa pseudoserliana con bolas.

 

ULTIMAS RESTAURACIONES

En la madrugada del día 9 de febrero del 1930, marcando los relojes las cuatro horas treinta y seis minutos, un rayo fulmino el campanario de la iglesia, destruyendo el reloj y derrumbando  parte del propio campanario. Ese mismo día, a las diez de la mañana , el Alcalde convocaria un pleno extraordinario y urgente con el fin de solicitar ayuda la económica precisa para la reconstrucción del campanario y evitar el paso de viandantes por los aledaños del mismo, dado el evidente peligro que ello albergaba por los posibles desprendimientos de cascotes.

En el año 1935 el Ayuntamiento nombraría una Comisión, con el fin de recaudar los fondos necesarios para la reconstrucción del campanar. Se optó por publicar un folleto que se repartió entre los vecinos el 10 de agosto de ese mismo año, por ser la celebración de la festividad de San Lorenzo, patrón del pueblo. En el se recogieron la realización de obras importantes en la localidad: luz eléctrica, aguas potables, inauguración próxima de la línea telefónica (Hecho que sucedería en mes de octubre); y se añadió la solicitud de una aportación voluntaria destinada a la reconstrucción del campanario: dádivas, jornales de peón, de caballerías, de carros, arena, cemento, etc...

El Ayuntamiento en pleno ordinario celebrado el 6 de octubre de 1935 acordó solicitar  a la Excma. Diputación Provincial de Castellón la ayuda económica necesaria para la reconstrucción de la Torre campanar y del reloj público.

Probablemente entre finales el año 1935 y principios del 1936 se realizó la reconstrucción, empleando bloques de hormigón y material rescatado entre los derrubios  para las esquinas. Se realizó un nuevo tejado estilo “Terraza”. Se pusieron sobre sus vértices adornos y se pusieron los arcos cruzados cuyo inicio será el punto medio de cada una de las paredes y entrelazarían en el centro.

Desgraciadamente el poco tiempo de concluir estas obras estallo la Guerra Civil siendo parcialmente destruida la iglesia a últimos de mayo del año 1938. En estas fechas la localidad sufrió un bombardeo que destruyó, aparte de inmuebles, los tejados y las bóvedas a excepción de dos, junto a los pilares que los sustentaban. De los altares levantados en el siglo XVIII solo quedaron en pie el de San Antonio Abad y el altar principal, dedicado actualmente a San Lorenzo, aunque con ligeros desperfectos. Obviamente el pavimento resultó seriamente dañado por la caída de cascotes sobre el mismo.

Afortunadamente y curiosamente el campanario no fue afectado ni sufrió desperfecto alguno, y por tanto, permaneció la reconstrucción efectuada apenas dos años antes.

El 31 de mayo del año 1938 entro en Vilar de Canes la 55ª división de Galicia mandada por el General Dávalos  el 26 de junio el Alcalde convocaria sesión ordinaria, aprobando por unanimidad proceder a la limpieza de la Iglesia sacando las ruinas del bombardeo.

A finales del año 1945 y con la ayuda del obispado de Tortosa, al cual pertenecería la parroquia de la localidad hasta el año 1957, empezarían los trámites para su reconstrucción solicitando presupuesto a D. Paulino Sales Puig, el cual ascendía a 70.000 pesetas siendo aprobado por el Arcipreste de Albocasser con dos condiciones. La obra se ejecutaría por completo y el Arquitecto director de las obras debía ser D. Vicente Traver Tomas.

Se efectuó entonces la asignación de las personas encargadas de las obras y el acopio de materiales necesarios como el cemento traído de San Juan de Moro, la piedra fue traída de la partida  “Clapisa” en el término municipal de Vilar de Canes, las cales se  elaboraron con dos hornos situados en los alrededores de la villa, la madera fue traída desde Vilafranca, las tejas y cañas desde las Cuevas de Vinroma, etc.

El derrocamiento de las ruinas aun existentes fue harto difícil debido que solo pudo realizarse un andamio con postes de madera de luz y teléfono. La reconstrucción se realizo con un horario laboral de 8 horas diarias y unos jornales de 25 pesetas el obrero y 15 pesetas los peones.

La reconstrucción de los pilares y sus capiteles se reprodujeron por medio de moldes extraídos de aquellos que quedaron en pie. Las bóvedas se alzaron a mano y sin regleta alguna, pitándose con cales a la vez que eran acabadas (Este es el secreto de su blancura hasta la fecha de hoy). Para el tejado emplearon vigas de pino de 15 x 5 cm.,7.000 tejas árabes añadidas a cuantas pudieron recuperarse de las existentes previamente. El  pavimento se conservó el original donde había dañado y se reconstruyó con mortero allí donde hizo falta. El púlpito se construyó adelantándose un pilar al original. En el altar mayor se construyeron un brazo y un dedo que faltaban a los ángeles utilizándose como molde los de un niño y fueron repintados por un pintor vecino de Tirig.

Las 70.000 pesetas presupuestadas resultaron insuficientes para la reconstrucción total y Ms Pascual Vives Miralles aporto otras 5.000 pesetas para poder finalizarla. Estas cantidad de destino a la reconstrucción del altar mayos situado debajo de San Lorenzo.

Las obras  finalizaron en 1947 y seria inaugurada aprovechando la visita del Obispo de Tortosa para administrar la “primera comunión”  de ese año a los niños de la villa.

En 1989 la Corporación Municipal decidieron reconstruir las escaleras del campanar, deterioradas por el tiempo y el uso que hacia difícil acceder al reloj para darle cuerda. También se realizó el enfoscado de la pared principal y el lateral entrando izquierda de la Iglesia, el rejuntado de las piedras del campanario, la eliminación de los dos arcos construidos entre 1935-1936 en el campanar  con motivo de la abertura   de sus paredes. En los vértices superiores se añadieron adornos parecidos a los existentes

En 1997 la Corporación Municipal, apobaria realizar la reparación de las campanas por la empresa Manclus de Valencia.

Finalmente en 2006, se sustituyo la esfera del reloj por rotura y se automatizó el reloj existente en el campanario.

Lu Ma Mi Ju Vi Do
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda

 

Site developed with Drupal